Rehabilitación de fachadas

La fachada es, normalmente, el elemento de mayor superficie de una edificación.

Su aspecto es la primera impresión que nos llega de un edificio y va mucho más allá de su estética. El mal estado de una fachada puede implicar la existencia de problemas más importantes, desde la pérdida de efectividad energética hasta afectar a la estructura del mismo edificio con el consiguiente peligro hacia los que habitan o hacen uso de él.

¿Qué provoca el desgaste de una fachada?

Existen innumerables tipos de fachadas, la estética de cada edificio es única y los materiales que se utilizan para su construcción son clave para que la calidad de la obra sea idónea o no. La profesionalidad de quienes la construyen también es una pieza clave si queremos lograr un edificio que dure en el tiempo.

Al margen del factor humano es el paso del tiempo y la exposición a la meteorología y la contaminación ambiental es lo que produce un desgaste de las fachadas. Si en su construcción se utilizaron materiales de calidad el deterioro será paulatino y a largo plazo.

¿Por qué se debe rehabilitar una fachada?

Si nos preocupa conservar la seguridad y funcionalidad de un edificio debemos estar atentos a los pequeños desperfectos que se vayan produciendo en la fachada porque si se solucionan seguiremos conservando todas las calidades que tenía en un principio.

Si queremos conservar una correcta eficiencia energética, el buen estado de la fachada de un edificio es esencial. La rehabilitación energética o térmica, se centrará en lograr un correcto aislamiento de la edificación para ganar confort en el interior y mejorar el comportamiento térmico de la zona envolvente.

En el caso de aparición de grietas y fisuras en la fachada, se recomienda una rehabilitación estructural ya que estos problemas patológicos tienden a crecer y ser un verdadero problema con el tiempo. En estos casos, deberá atenderse también a otros elementos como las las cubiertas o cimentaciones.

Trisacor es una empresa especializada en mantenimiento y rehabilitación de fachadas y desde nuestra experiencia recomendamos el correcto uso y conservación de la misma mediante una limpieza exhaustiva cada cierto tiempo para conocer el estado de los materiales que la componen y anticiparse a los problemas que hemos mencionado antes. Para la limpieza siempre aconsejamos utilizar agua a baja presión para no erosionar en exceso y profundizar con una brocha de pintura en los espacios más difíciles.
Anticiparse es una actitud ventajosa para prevenir la aparición de rajas, huecos o grietas, pero en caso de que aparezcan, será necesario el tapado temporal con morteros reparadores a modo de parche como medida a corto plazo.

En conclusión, el mejor consejo es llevar a cabo el correcto mantenimiento de la fachada mediante renovación, reparación y rehabilitación de los revestimientos, pinturas, aplacados y demás componentes de la fachada con regularidad.
La recompensa es un aumento considerable del confort interior y una revalorización de los inmuebles de los propietarios siendo más eficientes energéticamente hablando, además la estética de la fachada reflejará calidad y será un edificio más atractivo para atraer compradores.

Rehabilitación de fachadas

Nuestros proveedores
Grohe
Saint-Gobain
Velux
Silestone
Porcelanosa
Cointra
Nuestros clientes
rehabilitacion-de-fachadas